BLOG

Información, nuestro derecho

El otro dia tuve la oportunidad de conocer a una matrona que trabaja en una clínica cerca de mi ciudad. Le preguntaba si había trabajado con doulas y me decía que a ella le gustaría, sin embargo, donde ella trabaja no era de interés para el «tipo de mujeres» que se deja acompañar por una doula.

Me interesé más en el tema – puesto que soy una convencida de que las doulas no son para ningún tipo de mujer, sino más bien para todas aquellas que deseen ser acompañadas en este proceso, independiente de su elección a la hora de dar a luz – y me comentaba que en su lugar de trabajo, el porcentaje de cesáreas llega al 70% y que trabajaba con médicos que tenían incluso un 100% de cesáreas ¡100%!. ¿De verdad coincide que todas las mujeres con alguna difcultad durante el parto acaban en este médico? ¿todas esas mujeres o bebés que hace 100 años – o más – habrían muerto, de no ser por esta intervención?

Entiendo y respeto la libertad a la hora de parir, de elegir cómo queremos (dentro de lo que está a nuestro alcance) traer al mundo a nuestros hijos y espero por la tranquilidad de las mujeres que confían en esos profesionales, que lo sepan de antemano. No me parecería justo que esas mamás acaben tristes, con sentimiento de culpa, fracaso, incapacidad o sentir directamente que han fallado, cuando confían en estos profesionales que no contenplan un parto vaginal en sus atenciones.

Por eso es tan importante que nos informemos de quién nos acompañará. Somos usuarias de un servicio y no nos hacen un favor atendiéndonos.
No nos dejemos en manos de cualquiera, menos aún en este dia tan importante como lo es el nacimiento de nuestro bebé.

Ximena Silva
Doula en Suiza

Deja un comentario

5 × 3 =