BLOG

Sobre el parto en casa

Hace poco me tocó vivir una experiencia transformadora en mi oficio; un parto en casa.

Nació una pequeñita que fue nuestra gran maestra; ella pautó lo tiempos, guió al cuerpo de su madre entregado sin miedo, haciendo su trabajo como la gran experta que era; ella sabí­a nacer y el cuerpo de la madre la escuchó, siendo un camino para la vivencia que eligió.

Es cierto que habí­a una preparación en la casa; una piscina, toallas limpias, un buffet de frutas frescas, velas, pan recién horneado. Una matrona sensible, tranquila, atenta a lo que veí­a y escuchaba. Estaba el padre, cariñoso y ejecutivo. Y yo, la doula, masajeando al principio y luego sentada atrás leyendo un libro disponible por si alguien me necesitaba.

Todo transcurrió en calma, sin gritos, ni sufrimiento. En apenas un par de horas nació una bebé tranquila, observando atentamente a sus padres, como si no existiera otra forma de nacer que esa.

En la libertad de cada madre está el elegir la forma en que va a parir, pero créanme que parir en casa no es de valientes, ni de ignorantes, ni de rebeldes. Es de gente informada; a tal punto informada que saben que durante el parto no hay nada que saber, ni que hacer, ni dar órdenes, ni ridiculizar, ni conducir, simplemente estar, que el cuerpo sabe hacer perfectamente su trabajo guiado por el bebé, ese gran maestro.

El embarazo y el parto son etapas de la sexualidad femenina y aunque hay casos en que la medicina salva vidas interviniendo, lo normal deberí­a ser entregarse al proceso natural y dejarnos sorprender por el maravilloso milagro de la vida.

Ximena Silva
Doula en Suiza

4 comentarios en «Sobre el parto en casa»

  1. Hola buenas tardes. Mi nombre es maria jose, soy lic. En obstetricia y con compañeras de trabajo estamos haciendo un proyecto sobre parto a domicilio. Somos de Mendoza, Argentina. Nos gustaria charlar con vos para juntar datos y experiencia. Estamos a la espera de tu respuesta. Gracias, saludos!

    Responder

Deja un comentario

tres × 5 =